Canal de vídeo noticias por cortesía de agencia RoiPress

sábado, 15 de agosto de 2020

Desde la Nasa pasando por Galicia llega la belleza del futuro a partir de las máscaras leed, entrevistamos a Araceli Hermelo Vidal



Araceli Hermelo Vidal, directora de Ylé Cosmetics y de los centros estéticos Ylekara  


ROIPRESS / GALICIA / ESPAÑA / EUROPA / ENTREVISTA - Desde la Nasa pasando por Galicia llega Ylé Led Mask Phototherapy System, un dispositivo que trata manchas, cicatrices, arrugas, pieles grasas, hiperpigmentación, cuperosis, acné y sus marcas con la seguridad (y resultados) de un protocolo profesional y la comodidad del uso casero. Esta máscara de fototerapia gallega de diseño único y con mando a distancia incorpora la misma tecnología que se emplea para que curen y cicatricen rápidamente las heridas que se hacen los astronautas en el espacio y atiende los problemas que con mayor frecuencia se tratan en los centros estéticos, incluidos los nuevos que ocasiona el uso de las mascarillas: sequedad, granitos, rojeces o descamaciones.

La responsable de adaptar la innovación con marchamo de la NASA y acercarla a las cabinas de tratamiento es Araceli Hermelo Vidal, que pertenece a una familia dedicada al sector de la belleza desde 1965. Ella ha sabido mantener el negocio familiar siempre a la vanguardia adaptándolo a los nuevos tiempos de la estética y apostando por la "Tecno Beauty".

Agencia RoiPress ha tenido ocasión de entrevistar a Araceli Hermelo para conocer más de cerca su labor como directora de Ylé Cosmetics y de los centros estéticos Ylekara.

-¿Cuándo decidió apostar por el mundo de la belleza?

Mi introducción en el mundo de la belleza me viene de saga, mi familia se ha dedicado a esta profesión desde 1965. Yo siempre he sabido que dedicaría a ello mi carrera profesional, lo tuve claro con tan solo 16 años que encaminé a ello mis estudios. Mucho antes, quizás con 9 o 10 años yo ayudaba a mi madre en su peluquería, pero siempre que podía me iba a la parte donde se realizaban los tratamientos de belleza.

Mi tía, Pilar Vidal era la directora de la parte estética y ha sido mi gran maestra. Siempre la he admirado y no he podido tener mejor escuela de base que la suya.

Ella, apasionada y amante profesional, ha conseguido contagiarme su amor por este mundo tan increíble, aunque pienso que dentro de mi ya se encontraba la semilla.

Siempre he sido muy inquieta y desde entonces hasta hoy no he parado de estudiar y formarme, que es una parte fundamental de mi trabajo.


ESTE SPRAY DESINFECTA EN SEGUNDOS Y PERMANECE EN EL AIRE POR HORAS
YA ESTÁ A LA VENTA EN ESPAÑA, CÓMPRALO ONLINE DESDE AQUÍ


-¿Estamos en un momento en el que la belleza tecnológica está marcando el sector?

Sin duda. Desde hace unos años hay una relación entre el mundo de la belleza y la tecnología. Empezó siendo en nuestros centros de belleza que entró la tecnología para
revolucionarlo todo; equipos de diagnóstico, equipos de tratamiento ultra potentes, cada vez los centros son más tecnológicos.

Mi salón de belleza, no tiene nada que ver con el salón de mi familia de los años 80, ha evolucionado no solamente en la mejora de la cosmética sino también en como se combina con ella la tecnología para no perder la esencia de nuestro papel.

Al final, lo que queremos es conseguir un máximo de resultados pero sin perder esa calidad y bienestar que aportamos al cliente con nuestras manos. Por eso, ambas es una combinación perfecta.

Ahora este mismo concepto llega para quedarse en nuestras rutinas de cuidado en casa y es que la utilización de la cosmética combinada con la tecnología es bajo mi punto de vista, perfecta!




-¿Cómo definiría su actual proyecto?

Mi proyecto es sobre todo ilusionante.

He creado un proyecto en el que confío plenamente porque conozco muy bien el sector, llevo casi 25 años trabajando directamente con la gente en mis salones.

Entonces es maravilloso ver, como cada día tiene algo nuevo para mí.

Además de mi proyecto con mi marca Ylé Cosmetics he creado para mis centros de medicina estética un nuevo de concepto de cuidado unisex.

-¿Qué aporta su trabajo al sector?

Mi trabajo al sector ha aportado una nueva terminología que hasta ahora no existía y hemos denominado “Tecno Beauty” o “Tecno Belleza”

Las perfumerías y parafarmacias están reconvirtiendo sus espacios para darnos cabida porque somos todavía pocos pero venimos pegando fuerte.

Muchos de los centros donde yo tengo mis productos ya lo han hecho, se han reformado y es que este concepto viene para quedarse, así que no quedará más remedio que ir evolucionando en este sentido.




-¿Reconocimientos a este trabajo?

Es curioso porque antes de tener mis productos en la calle Ylé Cosmetics había recibido un premio.

Cuando me llamaron para comunicármelo creí que se trataba de una broma, así que una vez que ya supe que era cierto, necesité unos minutos para asimilar lo que me estaban diciendo.

Que tenía que irme a Marbella a por un premio en los Luxury Adverstising Awards: El mejor diseño de identidad corporativa premium
No lloré por vergüenza, estaba tan emocionada que no sabía que hacer, empecé a llamar a mi familia y amigos pero aun no tenía claro de qué iba el premio sólo que tenía que irme a Málaga, la falta de costumbre, supongo que a todo se acostumbra una.

La verdad es que mi trabajo solo me ha dado alegrías.

En el año 2019 nos han incluido en el libro de El diseño como motor : Casos de éxito en Galicia (de la Xunta de Galicia) junto con más de 200 empresas gallegas.

Llevamos desde el 2017 con la marca, estoy muy agradecida la verdad.

-¿Un pequeño recorrido por su carrera hasta ahora?

Mi carrera desde mis comienzos hasta ahora ha sido estudio, dedicación y sobre todo muchísimo trabajo.

Tengo tanto que agradecer a tanta gente que me ha ayudado. Tengo un equipo a mi lado desde hace muchísimos años.

Ylé Cosmetics e Ylekara somos una gran familia que formamos una piña humana, esta ha sido mi gran suerte, coincidir con grandes personas.

Cuanta gente buena he tenido y tengo a mi lado.…

-¿Proyectos futuros? ¿A dónde quiere llegar?

Mis proyectos futuros son mi hoy.

Quiero llegar a mañana y mañana decidiré por donde voy. No suelo pensar en futuros, pienso en presente y además no a un largo plazo.

Me gusta hacer las cosas bien, soy persistente, tenaz y auto exigente solo espero de la vida que me devuelva lo que considere oportuno, espero estar preparada para recoger lo que me venga como respuesta a todo mi esfuerzo y dedicación.




-Permítanos aplicar un poco más el "zoom" para conocer su lado más personal, ¿cómo se definiría como persona?

Honesta

-¿Una manía inconfesable?

Me muerdo las uñas

-¿Un lugar en el que perderse?

La playa del Canaval

-¿Un objeto de deseo tangible o intangible?

Una nube para visualizarlo todo desde arriba

-¿Un personaje admirado?

Nacho Guevara

-¿Un recuerdo de su niñez?

Mi niñez la asocio a mi abuela Flora

-¿Una afición?

Juego al padel

-¿La canción de su vida?

Last Christmas de Wham

-¿Una película?

El diario de Noa, La vida es bella, es que hay tantas …

-¿Un libro de reciente lectura?

La sombra del viento

-¿De pequeña qué quería ser?

Esteticista

-¿Un proyecto pendiente en su agenda?

Abrir el mercado internacional con mi marca Ylé Cosmetics

-¿Un deseo insatisfecho?

No tengo, he tenido la suerte de ir cumpliendo todos mis deseos.

-Volviendo al terreno profesional, ¿qué es lo más destacado de este gadget?

El poder utilizar una tecnología avanzada en casa a un precio muy asequible. En un centro de estética, los tratamiento de led o infrarojos suelen cifrarse en 50 euros/sesión, con lo que invertir en una máscara que cuesta 238 euros es muy rentable. Los resultados son visibles desde las primeras aplicaciones.

Además, es un dispositivo cómodo porque no lleva cables y su diseño inteligente se adapta muy bien a la cara; además lleva protección ocular que es muy importante. Es hipoalergenico, la luz fría (salvo que sea una persona fotosensible) la puede utilizar todo el mundo, hasta los de pieles más sensibles.

Con 10 sesiones diarias vamos a conseguir un beneficio muy importante en la piel sin salir del domicilio.

-¿Cómo funciona la máscara? 

Sus 3 modos de terapia corresponden a las tres longitudes de onda distintas que alcanza la luz LED: el problema a tratar determina la longitud necesaria.

El Led azul (470 NM) no sobrepasa los 25 mm de profundidad, lugar donde proliferan las bacterias del acné y las células muertas así que lo que hace es eliminar el acné y sus cicatrices. Además afina los poros y mejora la textura. El led rojo (635 NM) actúa sobre el metabolismo celular, multiplica por 5 la producción de colágeno y elastina, acelera la circulación lo que aumenta la elasticidad de la piel y la luminosidad, aclara las manchas y repara las pieles envejecidas. Por último, el led combinado (850 NM) consigue que los rayos infrarrojos se filtren en la piel aliviando la tensión muscular, reduciendo las arrugas y regulando los ciclos de renovación de la superficie de la piel.





Lo más importante de la máscara de led en relación a otros productos de cuidado de la piel es que tiene un poder de penetración mucho mayor que una crema o un suero. Con la máscara de led conseguimos llegar hasta la dermis, algo que no es posible si no se realiza de manera inyectable.

El led actúa en capas más profundas, desde la parte más superficial hasta la parte media y la más profunda de la piel. Con un infrarojo se puede llegar a la parte más profunda de la dermis, donde se produce la regeneración celular, por eso vamos a conseguir tratar la epidermis a todos los niveles. Con un mismo producto se pueden tratar diferentes problemáticas utilizando cualquiera de los tres modos según lo que se quiera tratar, ya sea acné o manchas.





from RoiPress canal de noticias empresariales https://ift.tt/30VjY5E
via IFTTT

No hay comentarios:

Publicar un comentario